El juego: El terreno de la niñez…

por | enero 4, 2017

mama1

 La actividad del juego es una actividad sin fin, cuando hablamos de niños/ as hablamos de juego. El juego es una expresión fundamental de la personalidad infantil, que se presenta como un factor revelador de la dinámica psicológica y al mismo tiempo como un factor propulsor de la misma, sirviendo de medio de anticipación y adaptación del niño a la realidad.

El juego no solo refleja facetas de la personalidad del niño/ as, el juego refleja aspectos variados de su formación cultural, lo que caracteriza el jugo es la manera de realizarlo, su plasticidad, la adaptabilidad y la libertad.

Esta actividad es, por lo tanto una forma de llegar a conocer la realidad e individualidad de cada niños/a. existen muchas teorías que explican la actividad de juego, como la teoría del descanso, un recreo, un alto, teoría del excedente de energía, cuando luego del trabajo quedan energías intactas, teorías del ejercicio complementario, ejercicio preparatorio, actividad lúdica como experiencia sensoria, exploratoria, y de dominio.

  • El juego como una experiencia emocional
  • El juego como experiencia de identificación
  • El juego como experiencia social, que no solo refleja facetas de personalidad, sino también variados aspectos del desarrollo físico del niño /a

Durante la segunda infancia el juego refleja las normas y valores que el niño grava, así como progresan gradualmente las actividades que el niño /a realiza, desde una tosca actividad corporal a movimientos muy finos y delicados.

Si tu hijo/a se encuentra en esta maravillosa etapa de su vida, es tu oportunidad de entregar herramientas, abrir las puertas, permitir la salida paulatina de la tutela de la familia, para adentrarse en un mundo desconocido que debe necesariamente descubrir, acompañarlo en este proceso que es suyo, que debe vivenciar, explorar, participar, involucrarse, y sentir, conocer, reconocer, corregir, permitir.

Pero ojo  tu a su lado acompañando, educando, observando, comunicando, orientando, fiscalizando, debes tomar una ubicación que te permita no estar tan ajena/o, ni lejana/o, desde el balcón, o tan cercana que seas un obstáculo entre el juego y el.

Niños/as ¡A jugar!

Referencias: Karl Groos  (1902), Jean Piaget (1956),  Vigotsky (1924)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *